Los límites de Allah

Alhamdulillah. Después de agradecerle a Allah y alabarle; dice un hadiz relatado por Nu´ma ibn Bashir que el Profeta, que Allah le dé su Gracia y Paz, dijo: “El ejemplo del que respeta los límites de Allah y el que los traspasa, es como aquellos que echan a suertes el lugar a ocupar en un barco, a algunos les toca la cubierta y a otros el piso bajo, los que están abajo, si necesitan agua tienen que pasar por encima de los que están sobre ellos, y piensan: “podíamos abrir un agujero en nuestra parte sin avisar a los de arriba”. Así que, si los de arriba se lo impiden, triunfan y se verán beneficiados todos”. (Hadiz recogido por Bujari). Este noble hadiz nos da una imagen de lo que es la sociedad, y nos resume la guerra que hay entre la verdad y la falsedad, y entre el Bien y el Mal. Y pone en claro la necesidad que tiene la gente, de los que guían y se guían en sí mismos, para librarla del mal final. La palabra barco es un símbolo de la vida, indica temblor, inestabilidad; la vida es como este barco, que se ve afectado por las acciones, exteriores y de dentro, y el peligro y el desorden interiores son más peligrosos que los exteriores. No se le dará la seguridad al barco, si todo el que está dentro no tiene un sentimiento de responsabilidad y cumple con sus deberes. Si no es así, el naufragio será el destino de todos. Así es la vida, hay pensamientos destructores que no pueden llevar a ningún bien. Este barco es querido por los que lo montan, ya que se lo echan a suertes. Y si cada persona posee en el barco una parte, todos tenemos que hacer nuestra parte para que nos se hunda. El dueño de una propiedad privada tiene que mirar por el beneficio común. Como el que tiene una casa en su propiedad, es suya,- pero no debe de perjudicar a sus vecinos. Los beneficios generales siempre están compartidos. Es un derecho de la sociedad el que viva en seguridad y paz. El hadiz divide a la gente en dos tipos: la clase alta y la clase baja. La clase alta: son aquellos que ponen en práctica las órdenes de Allah y se apartan de sus prohibiciones y animan a la gente al Bien, ellos están en lo más alto del barco. La clase baja: son los que transgreden las órdenes de Allah y viven para llenar sus ambiciones y deseos, no se preocupan por el destino del barco, ni por la seguridad de su gente, son los que pretenden llamar a la libertad, hacer lo que quieres, sin ningún orden ni restricciones. Este hadiz describe la verdadera libertad de una manera simple, sin ninguna complicación. No se pueden traspasar los límites con la excusa de la libertad. Pues, la sociedad es como un solo cuerpo, todos los órganos trabajan y actúan para el bien del cuerpo. Los pies caminan y la mano trabaja. La boca come, el estómago digiere, el cerebro piensa, y así... cada órgano cumple con la misión que se le ha encomendado para que el cuerpo reparta los beneficios para cada miembro según su necesidad. Y si hay un miembro del cuerpo la aflige una enfermedad, todos los demás se ven afectados y se unen para combatirla. * * * * * * Sacamos en conclusión del noble hadiz que lo que tiene que predominar es el espíritu de unidad entre la gente del barco. Se deben respetar los derechos de la gente, se deben tener muy en cuenta las obligaciones, y sobre todo llevarlas a cabo, tanto las del Din como las sociales. Preocuparse del vecino, ayudar al necesitado, esforzarse para servir a los demás. Ali Ibn Talib, que Allah esté complacido con él, le dijo a su hijo Hasan en uno de sus consejos que le dio: “prefiere a tu hermano antes que a ti”, establecer la justicia, debemos apresurarnos a hacer el bien sin esperar a que comience otro. Y no debemos esperar con todo eso el agradecimiento inmediato. Lo que el mundo vive, de guerras, corrupción, injusticias por motivos no convincentes, es una prueba de que los que están en la parte superior del barco no impiden a los que están bajo ellos. Debemos comportarnos ante estas situaciones con responsabilidad. No para estar satisfechos con ello, sino que expresamos nuestro enfado con una inteligencia que sea propia de nuestro Din. Debemos aprender a tratar nuestras diferencias, y a cómo expresar nuestro enfado y rechazo sin perjudicar a inocentes ni a nosotros mismos, ni a los países en los que vivimos. En nuestro Din hay medios pacíficos de expresar el enfado. Se ha transmitido en un hadiz, que la orden del Profeta (paz y bendiciones de Allah sean con él) al enfadado; si estaba de pie era que se sentara, y si se encontraba sentado, que se recostara hasta que se calmara, y no actúe en un estado de ira donde no piensa lo que hace ni tiene en cuenta las consecuencias. Que Allah bendiga a Su Siervo y Mensajero Muhammad y a su familia; y sus nobles compañeros; y a todos cuantos les sigan con sinceridad hasta el Último Día. Amín. Wa salla Allahu ala Saydina Muhammad wa ‘ala alihi wa sahbihi wa sallam. Amín.

[more]

Newsitem 418 till 418 out of 519 newsitems.

Latest Videos

Hadiz 1 - Por Ahmed Bermejo

Please fill in the information of your subscription.

 

You have already subscribed to Usuarios and wish to update or terminate your subscription? Click here!