Ahmed Bermejo

La paciencia en Ramadán

Mezquita Mayor de Granada

Ramadán 2014 - 1435

Ahmed Bermejo

Bienvenida a Ramadán

Ahmed Bermejo

Dar consejo

Shaij Ali Laraki

Conferencia "El Ayuno"

Ahmed Bermejo

La riqueza real

Ahmed Bermejo

El Matrimonio

Ahmed Bermejo

Lucha contra el nafs

Ahmed Bermejo

Optimismo y esperanza

Shaij Ali Laraki

Conferencia "El Hajj"

Ahmed Bermejo

Aprovecha tu tiempo

Ahmed Bermejo

Creer en el Gáib

Ahmed Bermejo

La Sinceridad

Shaij Ali Laraki

Conferencia "El Zakat"

Shaij Ali Laraki

Conferencia "El Salat"

Ahmed Bermejo

Diez aleyas del Firdaus

Ahmed Bermejo

Los contratos

Ahmed Bermejo

Ser agradecidos

El sustento lícito

Alhamdulillah. Tened temor de Allah el Altísimo, quien tiene temor de Allah triunfa y tiene éxito. Sabed que Allah, gloria a El, creó a los dos grupos: los genios y los hombres, para que Le adoren. Las dos comunidades de criaturas a las que se les ha dado preeminencia y se les ha encomendado la adoración de Allah, Glorificado y Excelso, por su intelecto, don especial que Allah les ha concedido. La adoración consiste en cumplir lo ordenado y evitar lo prohibido. Allah, gloria a El, les ordenó disfrutar de las cosas buenas y obrar las acciones rectas. Y les prohibió las cosas impuras, inmorales y cometer las acciones indecentes. Allah, gloria a El, no desea para Sus siervos la estrechez ni la incomodidad. Por el contrario, quiere purificarles de las cargas, faltas y defectos que les dificultan su marcha en la vida y les hacen apartarse de las estaciones de rectitud y sinceridad. Y para que sus corazones se colmen de los atributos del Iman (creencia) que habrán de llevarles a la morada del Jardín en el Día del Levantamiento. Esto es un signo de la honra y bondad de Allah, Glorificado y Exaltado, para con el hombre y su preferencia sobre las otras criaturas. El esforzarse por conseguir una provisión lícita (Halal) es una obligación para todos los musulmanes. Y no es inferior su importancia con respecto a las otras obras rectas, sino que, por el contrario es una de las condiciones para que otras acciones de bien sean aceptadas. Y son un prerrequisito para que actos de piedad, adoración y sinceridad sean válidos. Allah, gloria a El, no ha prohibido nada a no ser que haya mostrado a Sus siervos una alternativa halal –lícita- mejor que la cosa prohibida. Imam Muslim relata que Abu Huraira, que Allah esté complacido con ambos, dijo: “Dijo el Mensajero de Allah, paz y bendiciones de Allah con él: “¡Hombres! Allah es Tayib (Bueno) y no acepta sino lo bueno”. Allah ha ordenado a los creyentes lo mismo que a los Mensajeros y Profetas, la paz con ellos. Dice Allah, gloria a El, en Su Libro: “¡Mensajeros! Comed de las cosas buenas y obrad acciones rectas. Verdaderamente que Yo soy Conocedor de lo que hacéis”. (Surat Al Muminun) Y también: “¡Creyentes! Comed de las cosas buenas que os hemos proveído”. (Surat al Baqara, 72) Después, mencionó el Mensajero de Allah, paz y bendiciones de Allah con él, a un hombre que ha viajado una larga distancia, desaliñado, despeinado y polvoriento, que eleva sus manos hacia el cielo implorando: “¡Señor!¡Señor!”, siendo su comida ilícita (Haram), su bebida haram, su ropa es haram y está hundido enteramente en lo haram. “¿Cómo puede su súplica ser aceptada?””. Allah, Glorificado y Excelso, ha ordenado a Sus siervos los Mensajeros que comieran lo lícito y cumplir las acciones rectas. Y esto es un indicativo de que lo halal es una ayuda para poder realizar acciones de rectitud. Y en estas alocuciones Allah, Glorificado y Exaltado, ha equiparado a los creyentes con Sus Mensajeros en cuanto a la obligatoriedad de alimentarse de cosas buenas y lícitas; y la prohibición de lo haram. Todos los Profetas, la paz con ellos, han cumplido con ello de la forma más excelente y en ellos se reúne todo el bien: en los actos, las palabras, el ejemplo y el consejo. El alimentarse con comida halal es una de las razones para que los actos y las prácticas de adoración sean aceptadas; y lo opuesto tiene las consecuencias contrarias. Saad Ibn Abi Waqqas, que Allah esté satisfecho con él, le dijo al Mensajero de Allah, paz y bendiciones de Allah con él: “Pídele a Allah que haga todas mis súplicas aceptadas”. Dijo: “Saad, come de lo bueno y halal y tus súplicas serán aceptadas”. (Hadiz de Tabarani, que Allah esté complacido con él) Allah, gloria a El, no acepta las donaciones (Sadaqat) y los gastos si no son una riqueza que se ha adquirido lícitamente y buscando con ello la Faz de Allah, Glorificado y Exaltado. Quien gasta de una riqueza impura es como si quisiera limpiar con algo sucio. Le preguntaron a Abu Hanifa, que Allah esté satisfecho con él: “He robado una manzana y eso se me ha apuntado como una acción errónea. Después, la he dado como sádaqa para conseguir la recompensa de diez buenas obras”. Dijo Abu Hanifa: “Robaste y se escribió en tu libro una mala acción. La diste en sádaqa y Allah no la acepta, pues Allah no acepta más que lo puro, bueno y lícito (tayib)”. Allah el Altísimo prometió a quien gasta de su riqueza lícita una recompensa multiplicada. Dijo el Mensajero de Allah, paz y bendiciones de Allah con él: “Quien da una sádaqa de una riqueza adquirida legítimamente (min kasbin tayib) -y Allah no acepta más que lo bueno y lícito- es como si lo hubiera puesto en la Mano de Allah, y El la guarda y la hace crecer como vosotros guardáis y veis crecer a vuestros potros y a vuestros camellos pequeños. Y Allah hace vuestra sádaqa aumentar hasta llegar a la altura de la montaña”. (Hadiz recogido por Imam Malik en el Muwatta, narrado por Said Ibn Yasar, que Allah esté satisfecho con ambos) Esto es acorde con lo dicho por Allah en Su Libro: “Allah hace fracasar (yamhaqu) la usura y hace crecer la sádaqa”. En árabe, el significado de esta palabra Yamhaqu, es: hacer perecer y extinguirse, le quita la báraka (bendición) y la despoja de toda recompensa, mientras que la sádaqa trae báraka y su recompensa es multiplicada por Allah el Generoso, todo lo que El quiera. Le preguntaron a uno de los hombres de conocimiento: “Vemos que los usureros tienen cada vez más riqueza”. Respondió: “Allah hace perecer la usura cuando hace multiplicarse el mérito y la recompensa de la sádaqa”. Es decir, en el Día del Levantamiento, cuando el siervo verá sus acciones y las encontrará o bien arruinadas, o bien multiplicadas. Gastar en lo malo suele ser signo de una riqueza que fue adquirida ilícitamente. Hassan Al Basri, que Allah esté complacido con él, dijo: “Si queréis saber de donde salió la riqueza de una persona fijaos en qué la gasta. Pues lo impuro se gasta en lo innoble”. Puede que haya gente que se pregunte: ¿Pero es posible lo halal en la época en la que vivimos?. La respuesta es que lo lícito existirá mientras exista en este mundo gente a la que se le pide la responsabilidad. Si no existiera, Allah –gloria a El- no nos habría ordenado buscarlo y esforzarnos en procurarlo, pues Allah, Glorificado y Excelso, no nos ha cargado con algo que no podamos soportar. Cuando el siervo es sincero en procurarse lo lícito, ese esfuerzo le hace salir de lo ilícito y de lo dudoso. Guardaos de prestar oído y de hacer caso a los que dicen: “¡Ya no queda nada lícito!”, pues esto es ignorancia de su parte o haber comido demasiado de lo ilícito; entonces, midiendo a los demás según su propio ejemplo, piensa que no hay nadie que esté libre de lo ilícito. ¡Actuad, que Allah tenga misericordia de vosotros, con intención recta y procurad conseguir lo halal esforzándoos en ello y sed cuidadosos en guardar vuestro Din! Ali Ibn Abu Talib, que Allah esté complacido con él, dijo: “Quien muera fatigado de buscar una provisión lícita, morirá y Allah estará satisfecho con él”. Que no os lleve vuestro esfuerzo por apresurar la llegada de la provisión a caer en caminos que no son lícitos, pues las bendiciones y regalos de Allah no se consiguen con actos de transgresión y desobediencia. Y lo que cada uno tiene decretado le ha de llegar sin ninguna duda. Nuestro Profeta, paz y bendiciones de Allah con él, dijo: “Hombres, tened temor de Allah y haced vuestros esfuerzos por conseguir el sustento equilibrados y correctos, pues ninguna criatura morirá hasta haber recibido toda su provisión. Tened temor de Allah y buscad vuestro sustento de modo bello y equilibrado. Tomad lo lícito y dejad lo ilícito”. (Lo relató Ibn Maya y el hadiz es de Yabir Ibn Abdullah, que Allah esté satisfecho con ellos) Si después de haber puesto de tu parte todo cuanto has podido te ha venido una provisión lícita, agradece y alaba a Allah. Y si te llega lo que no es lícito, pide perdón a Allah y vuélvete a El humildemente, quizá así Allah te cubra con Su perdón y Su indulgencia. Le preguntaron a Bishir al Hafi (“el descalzo”), que Allah esté complacido con él: “¿De qué comes?”. Dijo: “De lo mismo que vosotros coméis. Sin embargo no es igual quien come y ríe que quien come y llora”. * * * * * * * Alhamdulillah. ¡Creyentes! El Din del Islam es un camino de perfección y de pureza. Encomienda a los hombres adorar a Allah el Único, Solo y sin asociado; a percibir a Allah en Su Unicidad y recomienda a los hombres en sus interrelaciones mutuas la bondad (Ihsan), la excelencia y la nobleza de carácter. Les prohibe transgredir, abusar y oprimir; y ha descrito a quienes devoran la riqueza de los demás injustamente –ya sea por fraude, engaño o usura- como opuestos a Allah y a Su Mensajero, paz y bendiciones de Allah con él, y enfrentados a una guerra en contra suya. Dice Allah, gloria a El, en Su Libro: “Si no lo dejáis, estad avisados de guerra de Allah y Su Mensajero”. (Surat al Baqara, 278) El Profeta, paz y bendiciones de Allah con él, dijo: “Llegará una época en que los hombres se alimentaran de la usura y quien no se alimente de ella le afectará el polvo que genera”. (Hadiz de Abdullah Nasi e Ibn Maya. Relatado por Abu Huraira, que Allah esté satisfecho con ellos) Ésta es una advertencia muy grave de estar enemistado con Allah, Gloria a El, y Su Mensajero, paz y bendiciones de Allah con él. El hadiz por su parte nos anuncia una proliferación de la usura y de comer lo haram hacia el final de los tiempos. Sin embargo, no es prueba de la inexistencia de lo halal. Por el contrario, es indicación de que comer de lo lícito y ganar lícitamente el sustento, requerirá esfuerzo y empeño. Y, sin duda ninguna, el premio será multiplicado en proporción al esfuerzo y la dificultad experimentados en procurarse lo lícito. Así como las obras buenas y rectas tienen grados de acuerdo a la sinceridad de intención en ellas, así mismo las faltas y actos de desobediencia son delito en grado mayor o menor según quien las comete y de qué riqueza se ha servido. No es lo mismo uno que se ve obligado por las circunstancias a caer en algo prohibido que quien lo elige a conciencia y a propósito. Tampoco son iguales el que comete una falta y tiene temor de Allah, gloria a El, y el que se siente apenado y arrepentido de lo que ha hecho y el que se enorgullece, presume de su acto y lo recomienda a otros despreciando su prohibición. Que Allah bendiga a Su Siervo y Mensajero Muhammad; y a su familia, y sus nobles compañeros y a todos cuantos les sigan con sinceridad hasta el Último Día. Wa salla Allahu ala Saydina Muhammad wa ‘ala alihi wa sahbihi wa sallam. Amín.

[more]

Newsitem 418 till 418 out of 485 newsitems.

Latest Videos

07/26/13

Shahada de Ezequiel – Abdelatif Pérez

Please fill in the information of your subscription.

 

You have already subscribed to Usuarios and wish to update or terminate your subscription? Click here!