El agradecimiento es la base del amor (Atentados Barcelona)

Musulmanes, os exhorto a que tengáis Taqwa de Allah, pues ciertamente la Taqwa de Allah es el camino del éxito y el triunfo en esta vida y en la próxima.

Siervos de Allah, sabed que parte de la Taqwa de Allah es ser agradecidos por los dones que Él nos ha entregado, tanto los internos como los externos, los que vemos como los que no vemos. Y ciertamente el agradecimiento sincero a Allah tiene como consecuencia la seguridad y tranquilidad en esta vida, alcanzar la complacencia de Allah, el incremento en la provisión, el aumento de los dones y la salvación del extravío. Dice Allah: “Si sois agradecidos, os daré aún más, pero si sois desagradecidos… es cierto que Mi castigo es intenso”.

Ciertamente el agradecimiento sincero y completo a Allah está basado en tres pilares. El primero de ellos es el agradecimiento del corazón, que consiste en reconocer que es Allah el que te lo ha dado, que todo lo que posees, todo aliento y respiración de tu existencia, toda tu provisión, toda tu vida, tu mujer, tu familia, tus hijos, todo lo que eres y tienes, proviene de Allah, subhanahu wa ta’ala.

El segundo pilar es el agradecimiento de la lengua, dar gracias a Allah con tu lengua, mencionando, sin orgullo ni jactancia, los dones de Allah, hablar del favor con el que Allah nos ha bendecido; y el hacerlo, el dar gracias a Allah por ello, es repetir abundantemente, alhamdulillah wa shukrulillah.

Y el tercer pilar, el tercer paso del agradecimiento a Allah, es el agradecimiento de los miembros del cuerpo, agradecimiento que consiste en emplear los miembros y los dones en aquello que Allah ama y Le complace, en la obediencia a Allah; tu tiempo, tu vida, tu riqueza, empléala en la obediencia, empléala en aquello que complace a Allah.

Si cumplimos con estos tres pilares del agradecimiento a Allah, entonces Él cumplirá con Su Promesa y nos aumentará los dones, aumentará lo que tenemos, pondrá baraka en ello y nos hará ser de los triunfadores en esta vida y en la próxima. ¿Y acaso, por todo ello, no debemos ser siervos agradecidos?

Dijo el Mensajero de Allah, sallallahu alaihi wa sallam: “El que no es agradecido con la gente no es agradecido con Allah”. En estas palabras el Mensajero Muhammad nos enseña la necesidad que tenemos de ser agradecidos con la gente, de ser agradecidos con aquellos que Allah emplea como medios para hacernos llegar su bendición; y no cabe duda de que al ser agradecidos con la gente, estamos siendo agradecidos con Allah.

Y este asunto es un asunto de vital importancia entre nosotros porque hemos perdido el agradecimiento, nos cuesta mucho ser agradecidos con la gente, y eso ocurre porque pensamos que lo que la gente nos da, es porque lo merecemos y esto es un tremendo error que va en contra de las enseñanzas del Islam, pues es el Islam es agradecimiento y por eso dijo el Mensajero de Allah en otro hadiz: “Aquel a quien le hacen un favor y le dice a quien se lo hizo: ¡Que Allah te recompense con bien!, habrá cumplido sobradamente en ensalzarlo.

Nuestros padres y nuestras madres merecen todo nuestro agradecimiento y bondad por todo lo que han hecho por nosotros; nuestras mujeres merecen nuestro agradecimiento por lo que hacen por nosotros, por lo que soportan y aguantan de nosotros, por su preocupación y esfuerzo en el cuidado de nuestros hijos; nuestros maestros merecen nuestro agradecimiento por todo lo que nos han transmitido, nuestros vecinos, la gente a nuestro alrededor, la gente con la que convivimos, todos ellos merecen nuestro agradecimiento, nuestro buen trato y nuestra bondad.

***********

¿Por qué el Islam nos llama a la gratitud, por qué es tan importante la gratitud, por qué el Mensajero de Allah dice que el que no agradece a la gente no agradece a Allah? ¿Por qué en un día trágico y doloroso como hoy, hemos hablado de la gratitud y el agradecimiento? Porque la gratitud es el origen del amor, es el origen de la armonía, es el origen del bienestar, es lo que hace que los corazones de la gente se acerquen, que se olviden las diferencias de raza y de culturas, es lo que permite la convivencia, ya que el secreto del agradecimiento es que valoras lo que hace otra gente, aprecias lo que hacen los demás y entonces no los ves como enemigos, si no que los ves como amigos.

En cambio, la ingratitud a la gente, que es ingratitud a Allah, la falta de agradecimiento es una muestra de la incapacidad de reconocer el bien, es una muestra también de orgullo y arrogancia que conduce a despreciar lo que hacen los demás, conduce a no valorar lo que hacen los demás, sean de la creencia o de la práctica de adoración que sean, eso conduce al menosprecio, que conduce al desprecio, que conduce a la rabia, que conduce a la ira, que conduce al odio y que tiene como consecuencia final actos tan atroces y despreciables como los que vivimos ayer por la tarde en Barcelona.

Unos actos que todos condenamos sin ni un solo segundo de duda y que ocurren cuando se pierden los principios más básicos de nuestro Din, cuando se pierde el agradecimiento y la gratitud, cuando se pierde la enseñanza más pura y más básica del Mensajero de Allah, y lo que realmente es doloroso para nuestros corazones es que los que así actúan, esa gente que no merece siquiera un nombre, lo hacen diciendo seguir la sunna del Mensajero de Allah, lo cual, no es sino una muestra más de la tremenda ignorancia en la que viven y, desgraciadamente, en la que muchos musulmanes viven, pues se está perdiendo cada vez más el mensaje, el corazón, el alma del Islam.

¿Cómo es posible que esos digan actuar de esta manera detestable, en nombre de aquel que fue enviado como una Misericordia para todos los mundos? ¿Cómo es posible que alguien que se considera musulmán, que se considera seguidor de Allah y de Su Mensajero, realice ese tipo de acciones? ¿Qué es lo que no está en su sitio? ¿Cómo se ha llegado a eso? No han entendido nada, no han comprendido nada, son unos bárbaros ignorantes.

Oh Allah te pedimos que nos protejas de esa gente, oh Allah te pedimos que protejas tu din de esa gente, y te pedimos oh Allah que nos protejas de la locura de estos tiempos.