Ten la mejor opinión

Musulmanes, os exhorto a que tengáis taqwa de Allah, ya que la taqwa de Allah es el camino que conduce al éxito y al triunfo en esta vida y en la próxima.

Siervos de Allah, ciertamente parte de la sabiduría de Allah es que ha hecho que el ser humano haya sido creado para vivir en sociedad, para vivir en comunidad; no es natural vivir aislados y apartados del mundo. Los seres humanos se casan, tienen hijos, tienen relaciones unos con los otros, en ocasiones son relaciones de amistad, en otras ocasiones de trabajo, en otras son relaciones basadas en el amor, en otras basadas en la misericordia, en otras están basadas en la confianza y el respeto…

En unas ocasiones estas relaciones son más fáciles de llevar, en otras ocasiones requieren de cierta dosis de paciencia, de perseverancia y de entereza, pero lo que es cierto es que en todas las relaciones, sean del tipo que sean, hay un elemento, un secreto, una cualidad que es totalmente necesaria para que la relación llegue a buen puerto, ya que si esa cualidad no está presente en la relación, sea del tipo que sea, antes o después, está abocada al fracaso.

Esta cualidad tan necesaria entre nosotros hoy en día, es una cualidad a la que Allah y Su Mensajero nos llaman, una cualidad fundamental para la vida en comunidad. Esta cualidad es la buena opinión, tener siempre buena opinión de la persona que con la que te relacionas, ya sea tu mujer, tu marido, tu padre, tu hijo, tu compañero, tu hermano, tu jefe, tu empleado, tu persona de autoridad; sea la persona que sea, en cualquier tipo de relación, es necesario tener una buena opinión de ella.

Si no tienes buena opinión de tu mujer, ese matrimonio fracasará mas tarde o mas temprano, no podrá crecer ni florecer, ya que en todo lo que haga tu mujer, aunque sea bueno, estarás tan cegado por la mala opinión que tienes de ella que verás un mal, un defecto, una falta o, llevado al extremo, incluso lo podrás percibir como un ataque contra ti, porque todo lo verás como un enfrentamiento. Y esto mismo es aplicable a cualquier tipo de relación entre dos o más personas; si no tienes una buena opinión de ellas, en todo lo que hagan verás siempre algún tipo de falta, de defecto o de ataque, y entonces, si esto ocurre, qué se puede esperar?.

Ciertamente la buena opinión es la piedra angular de todas las relaciones; y lo que significa la buena opinión es que, todo cuanto haga o diga la persona con la que tienes una relación, sea del tipo que sea, no lo tomas como algo malo sino todo lo contrario: intentas buscar la parte buena y positiva. Y aunque a simple vista pueda parecer algo malo, no te contentes con ello, busca, dale vueltas hasta que encuentres lo bueno que encierra; esto es ciertamente la buena opinión; por eso ‘Umar ibn al Jattab dijo: “Piensa lo mejor de tu hermano hasta que te llegue de él algo que te supere (una evidencia clara de su mala acción)”. De una palabra de tu hermano no pienses sino el bien siempre que encuentres, aunque sea una sola posibilidad de tomarla a bien.

Hoy en día tendemos con mucha rapidez a acusar a fulano porque ha hecho o dicho algo determinado, nos encanta hacer eso, es, desgraciadamente una práctica muy común entre nosotros, sentarnos y ponernos a hablar de lo que ha hecho o dicho fulano o mengano. Éste no es el comportamiento de los musulmanes justos y rectos. Somos muy rápidos al decir que mengano ha cometido un acto de desobediencia, pero éste no es el comportamiento de la mejor comunidad que ha surgido para el bien de los hombres, y todos nosotros lo sabemos.

Nos gusta mucho mirar a los demás y buscarles defectos en sus acciones o en sus palabras, juzgándolos, pensando en que nosotros lo haríamos mejor; estamos pendientes de cualquier falta que pueda cometer para acusarle de todo… pero ¿sabéis qué es esto realmente? Es cobardía, porque es tener mala opinión de tu hermano, es orgullo y arrogancia y, peor aún, es mirar a los demás antes de mirarte a ti mismo, es esconder lo malo que tú haces y convencerte de que lo que tú haces, comparado con el mal de los demás, no es tan malo y entonces no tengo por qué cambiarlo. Como dijo el Imam Ash-Safii’: “Que tu lengua no hable de los defectos de nadie, pues todo tú estás expuesto y la gente tiene lenguas; y si algo se presenta ante tus ojos (algo que haya cometido otra persona) déjalo y di: Oh ojo mío la gente también tiene ojos”.

Si un hermano tuyo hace algo, no lo juzgues, busca una excusa para perdonarle, ten siempre la mejor opinión de él, no permitas que Shaytán entre en tu corazón y te susurre algo en su contra, porque, ciertamente, la mala opinión, pensar mal acerca de tu hermano, es una de las herramientas que Shaytán usa para romper nuestra unidad y enfrentarnos a unos contra otros. No permitáis que esto ocurra; y la forma de refugiarse, de protegerse, de luchar contra esto, es teniendo buena opinión de Allah y buena opinión de Sus siervos.

**********

Dice Allah en un Hadiz Qudsi: “Yo estoy en lo que Mi siervo piensa de Mí (o en la opinión que Mi siervo tiene de Mi), si piensa el bien, será para él, si piensa el mal, será para él”. Es decir, que Allah, subhanahu wa ta’ala, se encuentra en la opinión que nosotros tengamos de Él. Allah podrá hacer por nosotros lo que nosotros creamos que puede hacer, y Allah es para nosotros lo que nosotros esperamos que sea, ni más ni menos, con lo cual, y en la medida en la que tengamos buena opinión, esperanza y confianza en Allah, Él nos ayudará a comprender y nos permitirá soportar las situaciones que estamos viviendo.

Tener buena opinión de Allah es uno de los grandes actos de adoración, de hecho uno de los mejores actos de adoración, pero no es un acto del cuerpo, sino que es algo del corazón. Todo aquel que posee una buena opinión de Allah, todo el que tenga una opinión elevada de Allah, obtendrá buenos frutos, pues le aportará la tranquilidad y la confianza necesaria para soportar los problemas que pueda encontrar en su vida, y esto es fundamental en nuestros días.

Quien crea que Allah no le va a ayudar, quien crea que Allah no le va a hacer superar sus momentos de dificultad, quien piense que Allah no va a hacer que su Din prevalezca, quien piense que Allah no hará rendir cuentas y castigará a los injustos y transgresores en la próxima vida, quien crea que si alguien es injusta en esta vida no recibirá su castigo en la próxima, quien piense que Allah no es justo con todo lo que está ocurriendo, por muy doloroso y trágico que pueda parecer, que sepa que está teniendo una mala opinión de Allah, que sepa que está teniendo dudas respecto a Allah y que esas dudas se irán apoderando cada vez mas de él hasta llevarle al camino del extravío. Y que Allah nos libre de ese camino.

Cuán necesitados estamos hoy en día de comprender esto, de la necesidad que tenemos de tener una buena opinión de Allah y de Sus criaturas. Puede llegar un momento en el que perdamos los medios en los que confiamos. Puede llegar un momento en el que miremos a nuestro alrededor y no veamos más que dificultad. Puede llegar un momento en el que sintamos que el mundo nos ahoga. Puede llegar un momento en el que nos sintamos solos y aislados. Puede llegar un momento en el que pensemos que no hay remedio a nuestro estado. Pero lo que nunca podemos permitir que llegue es el momento en el que dejemos de tener buena opinión de Allah, en el que dejemos de confiar en Allah, ya que si eso ocurre caeremos en la desesperación y la angustia y entonces no podremos alcanzar ninguna de nuestras metas y objetivos.

“Hay dos cualidades que están por encima de toda virtud loable:

Buena opinión de Allah y buena opinión de los siervos.

Haz que sean en ti y evita lo contrario”.