Tres consejos

Musulmanes, os exhorto a que tengáis Taqwa de Allah.

Siervos de Allah, ciertamente nos encontramos en un día bendecido, un día en el que Allah nos ha favorecido con dos celebraciones, la celebración del primer día del ‘Id al Adha, que es una de nuestras fechas señaladas a lo largo del año y la celebración de día del Yumuah, que es nuestra celebración semanal, nuestro momento de recordar a Allah, nuestro momento de dejar nuestros quehaceres habituales para acudir a la mezquita al salat del Yumuah.

Y ciertamente en este día bendecido me gustaría recordaros la base de nuestro camino, nuestros cimientos como musulmanes, aquello a lo que debemos aferrarnos si de verdad nos queremos considerar seguidores de Muhammad, salla allahu alaihi wa sallam. Y está resumido a la perfección en un hadiz que es corto en palabras, pero amplio en significados, un hadiz en el que el Mensajero de Allah le da al noble sahaba muadh Ibn Yabal, las llaves del éxito y el triunfo en esta vida y en la próxima, y ese hadiz es el siguiente: “Teme a Allah donde quiera que te encuentres, después de una mala acción haz una buena que la borrará y trata a la gente con buen carácter”.

El primer consejo, el primer paso, es la taqwa de Allah, tener plena y absoluta conciencia de Allah, tener presente a Allah en todo momento y situación; la taqwa de Allah es tal y como la definió Sayiduna ‘Ali que Allah esté complacido con él: “Tener temor del poderoso, actuar conforme a la revelación, conformarse con poco, y estar preparado para el día de la partida”.

La Taqwa es tener siempre presente a Allah, obedeciéndole, recordándole, manteniendo siempre tu lengua húmedo con el recuerdo de Allah y ser agradecido con Allah, agradecerle todo aquello que te ha dado, sea mucho o poco; el que tenga esta Taqwa sincera de Allah, que no se manifiesta en palabras, si no en acciones, será merecedor de la Misericordia del Creador, ya que Allah dice: “Mi misericordia abarca todas las cosas y la escribiré para los que sean temerosos”.

A lo que el Mensajero de Allah nos está llamando, es a que tras una mala acción que todos podemos cometer, ya sea de forma intencionada o no, nos volvamos arrepentidos a Allah, que pidamos Su perdón y hagamos una tawba sincera. Si tenemos taqwa de Allah, hacemos tawba de esa mala acción y la seguimos con una buena acción, porque entonces esa mala acción será borrada ya que como dice Allah en Su Libro: “es cierto que las bondades anulan las maldades”.

Lo que esto quiere decir es que la luz de Allah, la luz de la obediencia a Allah, es más grande que la oscuridad y el mal de la desobediencia, ya que Allah es quien ha creado la luz y la oscuridad, y nos llama hacia la luz porque en la luz encontraremos siempre más beneficio que en la oscuridad. Y ciertamente esa luz es el Islam, el Islam real, el Islam verdadero y puro, esa es la luz que cuando te diriges a ella con sinceridad, las malas acciones que hayas cometido, quedan anuladas y borradas, porque el bien es siempre superior al mal, la luz es siempre superior a la oscuridad, la Misericordia y el Perdón de Allah es siempre más grande que Su castigo. Oh Allah te pedimos que nos hagas ser gente de la luz que se aleja de la oscuridad.

***********

El tercero y último de los consejos o mandatos del Mensajero de Allah, s.a.w.s., último pero no por ello menos importante, es: “y trata a la gente con buen carácter” ten buen comportamiento con la gente; y observad que maravilla, el Mensajero no dice: trata a los musulmanes con buen carácter o trata bien a los musulmanes, sino que dice ten buen carácter, ten buen comportamiento con la gente, con toda la gente, con lo cual esto engloba a los musulmanes y los no musulmanes.

Y este consejo es fundamental para nosotros; el buen carácter, el buen comportamiento es la llave y el secreto de todo, y lo es sobretodo en estos días que estamos viviendo; si quieres el amor de la gente ten buen comportamiento con ellos, si quieres que la gente te siga, trátalos con buen carácter y con adab, si quieres ser respetado por la gente, ten cortesía y bondad en tu trato hacia ellos. Pero no podrás ser amado, ser respetado, recordado, escuchado siquiera, si no tienes cortesía, buen trato y respeto hacia los demás, sean de la religión que sean, sigan la creencia que sigan.

El buen carácter, el buen comportamiento, el buen trato a la gente, musulmanes y no musulmanes, es parte indispensable de nuestro Din; no podemos separar esto del salat y el ayuno como algunos pretenden hacer, esos que cometen auténticas atrocidades en nombre del Islam; no sirve de nada ayunar, hacer mucho salat voluntario, acudir mucho a la mezquita, recordar mucho a Allah, esforzarte en la causa de Allah, hablar de Allah y de Su Mensajero, dar grandilocuentes discursos, si luego no eres capaz de tratar bien a los demás, si no tienes bondad con tu mujer y tus hijos, si no tienes buen trato, cortesía y respeto con tus compañeros y vecinos, si no eres justo en tus tratos y negocios, si no eres capaz de perdonar y de olvidar.

Ser musulmán implica esforzarse en llevar a la práctica las nobles cualidades de carácter y comportamiento, esto es lo que define al musulmán creyente en Allah, no es la injusticia, el agravio, el perjudicar a los demás, el tratarlos con dureza, el matar a gente inocente, eso no define para nada a un musulmán creyente. Si somos musulmanes sinceros, que tenemos Taqwa de Allah, que tras una mala acción nos volvemos a Allah en arrepentimiento y hacemos una buena acción para eliminar la transgresión que hemos cometido; aún nos faltará este aspecto, un aspecto que es fundamental y que no va separado de los dos anteriores: y es el buen comportamiento, el buen carácter, tratar a la gente con bondad y misericordia, tener adab y cortesía con ellos.

Esto es algo que como musulmanes todos nosotros sabemos, y así mismo sabemos que esto es lo realmente difícil de llevar a la práctica, ya que para hacerlo en ocasiones tenemos que dejar de reclamar un derecho que puede ser perfectamente nuestro, y esto es de lo más doloroso y duro que hay para el nafs del ser humano; pero es que esto es parte del Din del Islam, esto es parte de completarnos como musulmanes, a esto es a lo que nos llaman Allah y Su Mensajero y el que sea capaz de llevarlo a la práctica con sinceridad, se reunirá en la próxima vida con el que pronunció estas palabras, nuestro amado profeta Muhammad, salla allahu alaihi wa sallam.